Revista Intemperie

De Auschwitz a Cândido Godói, Brasil

Por: Patricio Jara
mengele

Patricio Jara se intriga con la sólida investigación de Jorge Camarasa acerca del tétrico Doctor Mengele, tristemente célebre por sus experimentos genéticos en Auschwitz, y que después de la guerra recalaría en un pequeño pueblo de Brasil caracterizado hoy por una extraña sobrepoblación de gemelos.

 

No es el primer libro sobre las andanzas del temido médico de las SS ni probablemente tampoco sea el último que se escriba. Los malévolos procedimientos médicos que le dieron fama mundial a Josef Mengele son, junto con la gran cantidad de colaboradores y de redes de protección que tuvo en Argentina, Brasil y Paraguay, un tema de habitual interés para historiadores y periodistas.  Esto motivado no sólo por establecer realmente qué fue de su suerte, también por conocer todo cuanto hizo y deshizo durante sus años clandestinidad. Porque si algo está claro a estas alturas, es que Mengele nunca se alejó de sus obsesiones con la experimentación biológica.

Como si no fueran suficientes los cientos de hermanos gemelos que seleccionó en Auschwitz para sus pruebas genéticas, hasta que el campo de concentración fue liberado en enero de 1945, la sombra del Ángel de la Muerte se siguió alargando a este lado del mundo, y por bastante tiempo después de concluida la Segunda Guerra Mundial.

En ese sentido, el trabajo del argentino Jorge Camarasa busca dar luces sobre un tema que durante décadas ha constituido un misterio: las verdaderas razones por las que en el poblado brasileño de Cândido Godói, donde de sus siete mil habitantes el 80 por ciento son alemanes o descendientes de alemanes, uno de cada cinco partos es de gemelos.

Aunque una investigación del Grupo de Estudios Genéticos del Hospital de Clínicas de Porto Alegre y luego otros de científicos de Estados Unidos y Francia determinaron a fines de los 90 que no había razones concretas para explicar tal fenómeno (en el que se cuentan gemelos idénticos y no idénticos dentro de una misma familia), sí quedó establecido que los primeros casos datan de 1963, fecha en que Josef Mengele llegara a la zona a desempeñarse como médico ocasional y veterinario itinerante, dedicado especialmente a los procedimientos de inseminación artificial del ganado.

Escrito con precisión y claridad en la entrega de datos y su contexto, Mengele. El Ángel de la Muerte en Sudamérica se encarga de atender por igual el testimonio de quienes aseguran que el médico llegó a la zona después del nacimiento de los primeros gemelos como de los que aseguran que el médico seguía los embarazos y que utilizaba con ellas drogas u otra clase de preparados.

“Tanto el veterinario que atendía el ganado de los fazenderos como el médico rural que iba casa por casa atendiendo mujeres, parecen ser inequívocamente Josef Mengele”, afirma el investigador argentino que recorrió la zona e incluso estuvo presente en la Fiesta de los Gemelos, con la cual cada dos años el pueblo de Cândido Godói celebra su condición única en el mundo. Un festejo que llama al desconcierto, especialmente por la postura ambigua respecto del tema Mengele. De cualquier modo, y como muestra de su natural orgullo, en el escudo de la localidad destacan los rostros de dos niños… idénticos.

.

Mengele. El Ángel de la Muerte en Sudamérica

Jorge Camarasa
Norma, Buenos Aires

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.