Revista Intemperie

¿Se discrimina en Chile la literatura escrita por mujeres?

Por: Intemperie
¿Se discrimina en chile la literatura escrita por mujeres?

 

Con esta pregunta, abordamos a seis personajes ligados a la literatura en nuestro país para esta nueva versión de A la Intemperie. Desde que se les ve como un fetiche, que no se las valora, hasta que son las más prestigiosas: una diversidad de opiniones retratan aquí cuál es la posición de la mujer en el mundo literario del Chile actual. Por lo menos en número de entrevistados, las mujeres ganan en esta sección. Entérese de si también lo hacen en el terreno literario.

Opinan aquí: Camilo Marks, Alejandra Costamagna, Andrea Viu, Rafael Gumucio, Eugenia Brito y Sonia Montecino.

 

Camilo Marks, crítico literario

“Creo que sí se discrimina. Aunque las mujeres han demostrado hace mucho tiempo que escriben igual  o mucho mejor que los hombres, las instituciones literarias chilenas siguen siendo machistas, misóginas, retrógradas. Prueba de ello es el Premio Nacional de Literatura y otros, la Academia de la Lengua -creo que hay dos damas apenas-, las universidades, en fin, todos los sitios donde se ejerce el poder. Entonces las escritoras pasan a ser algo así como perritos falderos, juguetitos simpáticos a los que se les da permiso para expresarse siempre que no molesten, siempre que no llamen mucho la atención ni amenacen la supremacía masculina. Es cosa de ver el trato que reciben en los medios, en la esfera pública o privada, dondequiera se manifiesten. Es mil o un millón de veces más difícil ser una escritora que un escritor”.

 

Alejandra Contamagna, escritora

“Creo que la literatura escrita por mujeres tiende a ser leída con algunos códigos reduccionistas. Y eso, ciertamente, se puede traducir en miradas discriminatorias. Pero  la discriminación no es una cosa directa: es muy fina, más bien subliminal. A la literatura escrita por mujeres se le suelen atribuir ciertos patrones de lenguaje, de temas, de punto de vista esencialmente femeninos, como si esto fuera estático y de una sola pieza. Pero lo femenino es una construcción social, no biológica; nunca será algo inmanente, creo yo. Hablar de literatura femenina, entonces, me parece un encasillamiento complicado. Peligroso, incluso”.

 

Andra Viu, editora de Alfaguara

“Es curioso que la mayoría de los estudios sobre lectoría (Chile, España, Argentina) compartan el dato de que las mujeres leen más que los hombres. Esto haría pensar que debería haber más autoras y libros publicados de mujeres que de hombres. Es curioso, sin embargo, porque de los manuscritos que recibimos casi todos son de hombres. La consecuencia obvia es que se les publica más a ellos. No obstante, para una editorial el género del autor no es en absoluto un factor para decidir una publicación. Tampoco creo que la mayoría de los lectores se cuestione esto al momento de elegir un libro”.

 

Rafael Gumucio, escritor

“Isabel Allende es la escritora más leída del país. Diamela Eltit la más prestigiosa. De los dos premios nobel chilenos la mitad son mujeres. Ellas son, en una sociedad como la nuestra, mal vistas, despreciadas, abusadas. En todo ámbito les cuesta ser reconocidas y conocidas. Pero la literatura es, quizás, el ámbito en que esto sucede menos. Más y más nombres: Marta Brunet, Marcela Paz. Como en la escultura, hay un tradición de escritura de mujeres sólidas y fuertes que incluso -en el caso de la Bombal- tiende a sobrestimar las cualidades de sus cultoras”.

 

Eugenia Brito, poeta

“Por cierto que  toda la historia de la cultura está montada sobre una gran discriminación de género. La obliteración del género de la mujer imbrica todos los niveles de producción cultural tanto del hombre  como de ella. Se puede apreciar en  las dificultades que ha vivido  la mujer  productora de  signos en toda cultura, más aún en la nuestra, en que el prejuicio machista se dispara ante cualquier  hecho, llámese “píldora del día después”, “derechos reproductivos de la mujer”, “divorcio”,  como también en el tratamiento de los textos o del arte elaborado por mujeres. Cuánta resistencia han debido ellas  sortear, cuánta energía han debido ocupar para  sobrellevar y en ocasiones ganar la batalla por  ocupar un imaginario rebelde,  disímil con  los sistemas de producción  dominante. Lo ilustran Violeta Parra, cuya fama después de su muerte  trasciende lo local  y  en el plano más contemporáneo, la poesía y la producción de mujeres casi desaparecida de los diarios, de las revistas nacionales, es un hecho alarmante y que emite una cifra sugerente sobre el modo de pensar lo nacional”.

 

Sonia Montecino, antropóloga

“Sí, existe una discriminación. Desde los escasos medios que producen en Chile información  crítica literaria, hay un velamiento y una minimización de las producciones de mujeres que proponen una mirada distinta a la oficializada y serializada por el mercado, es decir, de aquellas cuyo proyecto escritural se relaciona con la ruptura de los órdenes de género y una postura crítica a los órdenes literarios (y sociales). De ese modo, no todo lo escrito por mujeres -pensando en “mujeres” como una categoría cultural asociada al sexo- es discriminado en los soportes mediáticos. El espacio donde la escritura crítica de mujeres tiene mayor recepción es, generalmente, el de la academia, a pesar de que ella también construye sus cánones, incluye y por lo tanto discrimina. Estos dos ámbitos ponen de manifiesto que no hay cabida plena y libre para la escritura de mujeres que desborda lo políticamente correcto”.

 

Ilustración: Constanza Carmi W.

2 Comentarios

  1. Adriana Valdés dice:

    Para Camilo Marks, una información que parece necesaria. En la Academia Chilena de la Lengua hay más que “dos damas”. Actualmente, de sus miembros de número, ocho son mujeres, una de ellas preside la comisión de lexicografía, y otra está en la mesa directiva. La información está en la página web de la Academia, al alcance de cualquier persona.

  2. lore saavedra dice:

    La discriminación que atenta contra la igualdad existirá
    en personas cuyo pensamiento estrecho distinga literatura femenina de la masculina posicionando a los dos géneros en niveles inferior y superior, respectivamente.
    en chile una editorial que segrege una de la otra
    tendrá que asumir perdidas, el rechazo a la literatura
    femenina ha de ser un error ya que esta podría ser reluciente en comparación a alguna hecha por una cabeza varonil.
    en la diversidad de escritores( hombre-mujer , mujer-hombre)se encuentran la gama
    que otorga complemento a la literatura y sus sabores.
    eso de ” es mil o un millón de veces más difícil ser escritora que un escritor ” , no debiera traer cargas invisibles a las futuras literatas. La literatura femenina es deliciosa no por esa sensivilidad de mujer sino por el llamado talento innato asexuado.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.